Acapulco es el destino turístico más peligroso del país, de acuerdo con los rankings internacionales elaborados en los últimos años. Según la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia, el 82 por ciento de los habitantes del puerto dijo sentirse inseguro.

La violencia que azota a la ciudad guerrerense ha obligado a que la gente ya no quiera vivir ahí. Para las agencias mobiliarias es un trabajo extra, pues aunque muchas propiedades son rematadas, no muchos quieren comprar.

Acapulco, 7 de diciembre .- Asesores inmobiliarios indicaron que en los últimos tres años aumentó 70 por ciento la venta de viviendas de interés medio y residencial en Acapulco, Guerrero; sin embargo, hay inmuebles de gran envergadura, como pequeños y medianos hoteles que están “prácticamente en remate”, pues sus dueños abandonaron el puerto debido a la inseguridad.

Integrantes de Asesores Profesionales Inmobiliarios (API) indicaron que aumentó el interés por rentar inmuebles de “precios medios”, cuyos montos oscilan entre los 3 y 5 mil pesos mensuales, aunque dejaron de llegar extranjeros.

Los asesores se reunieron con el representante regional sur-sureste de Bancomer Hipotecaria, Felipe Cabrera Mae, en el restaurante Bella Vista del hotel Las Brisas. Allí, el representante de la banca privada ofreció capacitación y créditos “a la medida” para los clientes.

Guadalupe Medina Sevilla, asesora en bienes raíces, dijo que hace tres años lograba una o dos ventas al año, y que durante 2017 logró cerrar un mayor número de ventas, pero mediante créditos hipotecarios.

Lamentó que un porcentaje “muy alto de la gente que ya no quiere vivir en Acapulco, o quienes emigraron del puerto por la inseguridad, o que ya no quieren tener propiedades en Acapulco, las están rematando”.

Medilla Sevilla que la tendencia de ventas actualmente es hacia Nuevo Vallarta, la Riviera Nayarita, y disminuyó el interés en Acapulco, no obstante, consideró que con las carreteras que disminuyen tiempo de traslado desde el centro del país hacia Guerrero, se recuperará el mercado inmobiliario.

Explicó que quienes tienen casas en Acapulco redujeron el número de visitas de tres a una vez al año.

“Tengo una cartera enorme de propiedades en venta de todos los precios, y de gente que ya no viene a Acapulco; otros que… son acapulqueños, guerrerenses, pero que por la misma situación se fueron”, lamentó Guadalupe Medina.

Comentó que en su cartera de venta hay hoteles y edificios que son ofrecidos porque los propietarios cerraron los negocios.

Tales inmuebles, dijo, están ubicados en Pie de la Cuesta; y en la zonas Dorada y Tradicional: en La Condesa y cerca de Caleta.

“Eso va a costar mucho más trabajo venderlo, y les he sugerido [a los dueños] que modifiquen a régimen condominal, y el lugar de tener ese edificio que era hotel, sean departamentos”, comentó.

Por su parte, la integrante de grupo inmobiliario ABS, Araceli Vázquez Solchaga comentó que la mayoría de sus clientes son constructores que desarrollan algún proyecto inmobiliario y buscan rentar por año departamentos o casas.

Indicó que hay muchos clientes que llegan buscando un mejor clima, personas de la tercera edad cuya dificultad es encontrar inmuebles a ras de suelo y pocas escaleras.

Otro segmento que busca rentas por año es el de los propios acapulqueños, y añadió que hay un grupo de australianos que acuden a un seminario en enero; sin embargo, agregó, “hoy en día son muy escasas las rentas para extranjero”.

Resumen
Hoteles, edificios, casas medias y residenciales de Acapulco están en remate; huyen por la violencia
Nombre del Articulo
Hoteles, edificios, casas medias y residenciales de Acapulco están en remate; huyen por la violencia
Descripcion
Acapulco es el destino turístico más peligroso del país, de acuerdo con los rankings internacionales elaborados en los últimos años. Según la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia, el 82 por ciento de los habitantes del puerto dijo sentirse inseguro.
Autor
Publicador
Informativo Noticias Acapulco
Logo del publicador