La Secretaría de Gobernación (Segob) emitió una declaratoria de emergencia extraordinaria para los municipios de Atenango del Río, Copalillo, Huitzuco de los Figueroa, Tepecoacuilco de Trujano y Tetipac, que fueron siniestrados por el sismo de 7.1 grados del pasado martes.

En un comunicado, la dependencia federal detalló que de acuerdo con los Lineamientos del Fondo para la Atención de Emergencias (Fonden), la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación emitió este miércoles una Declaratoria de Emergencia Extraordinaria para del Estado de Guerrero, por la ocurrencia del sismo de magnitud 7.1 en la escala de Richter con epicentro a 12 km. al sureste del municipio de Axochiapan, perteneciente al estado de Morelos.

Con esta acción se activan los recursos del Fonden para que las autoridades puedan acceder a los recursos especiales y se pueda atender la contingencia en los municipios de la región Norte del estado de Guerrero.

“A partir de esta Declaratoria, las autoridades contarán con recursos para atender las necesidades alimenticias, de abrigo y de salud de la población afectada”, se indica en el comunicado

Un día antes del terremoto, el 18 de septiembre la Segob había declarado el estado de emergencia 27 municipios del estado de Guerrero que resultaron con afectaciones tras el paso del huracán Max.

Estos municipios son: Acapulco de Juárez, Ayutla de los Libres, Azoyú, Juchitán, Ometepec, San Luis Acatlán, Tecoanapa, Tlacoachistlahuaca, Xochistlahuaca, Acatepec, Alpoyeca, Iliatenco, Malinaltepec, Tlapa de Comonfort, Xalpatláhuac, Zapotitlán Tablas, Coyuca de Benítez, Atoyac de Álvarez, Técpan de Galeana, Petatlán, y Zihuatanejo de Azueta; así como Cuautepec, Florencio Villarreal, Marquelia, Copala, y San Marcos.

Una semana antes, el 8 de septiembre, el Gobierno federal también emitió una declaratoria de emergencia por las lluvias severas que azotaron a la Tierra Caliente los días 2, 3 y 4 de septiembre. Los municipios que se dictaminaron en estado de emergencia fueron Ajuchitlán del Progreso, Arcelia, Atenango del Río, Coyuca de Catalán, Mártir de Cuilapan, Pungarabato, Tepecoacuilco de Trujano y Tlapehuala.

Los fenómenos hidrológicos y telúricos han golpeado con severidad a Guerrero, por lo que 38 municipios se encuentran hoy en emergencia, declarados por el gobierno federal, algo así como la mitad de la población de la entidad.