Más de 400 maestros de las regiones Centro y La Montaña cerraron la carretera federal Chilpancingo-Tlapa en el entronque del libramiento de cuota, para exigir seguridad en el transporte público de esa ruta que usan para llegar a sus escuelas, luego de los asesinatos de choferes y el cierre de tres sitios de Urvan que prestaban el servicio Foto: Eric Chavelas Hernández

Bloquean maestros de la Montaña y Centro la salida de Tixtla; exigen transporte seguro.

Unos 400 profesores de dichas regiones señalan que tres sitios suspendieron el servicio tras los asesinatos de choferes de Urvan. Acusan que sus directores los amenazan con descuentos a sus salarios. Se reunirán el jueves con autoridades educativas para resolver su demanda
Profesores de la región Centro y de la Montaña baja y alta bloquearon cerca de 11 horas la salida de Tixtla rumbo a Chilapa para exigir transporte seguro para viajar a sus planteles educativos, esto luego de los asesinatos a choferes en esa carretera que provocó que tres sitios de Urvan dejaran de dar servicio.

A las 6 de la mañana unos 400 maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) bloquearon la carretera de Chilpancingo-Chilapa en el crucero del nuevo libramiento en Tixtla, frente al internado Cienfuegos y Camus. Los profesores decidieron no presentarse en sus escuelas pues la falta de servicio público complica su traslado, además de que han sido víctimas de la violencia en la carretera, incluso algunos han sido testigos de los asesinatos a choferes.

Los profesores hicieron pancartas en las que decían, “Alto al hostigamiento de jefes de sector y supervisores”, “Exigimos transporte seguro”, “Exigimos audiencia con el secretario de Educación”, “Exigimos solución a nuestras peticiones señor gobernador”.
El bloqueo provocó que las personas que se dirigían a Chilpancingo, Tixtla y otros lugares hacia Chilapa quedaran varados en los extremos del bloqueo.

Los que viajaron en transporte público como taxis y autobuses quienes ahora brindan el servicio en la ruta Chilpancingo-Chilapa, tuvieron que bajar el pasaje en Tixtla para caminar hacia el otro extremo del bloqueo, donde tomaron otro transporte y para llegar a su destino.
Sin embargo quienes viajaron en autos particulares formaron largas filas en ambos costados del bloqueo. Los profesores no permitieron en ningún  momento abrir el paso de manera intermitente.

Asimismo un grupo de profesores se trasladó a Chilapa, municipio que también ha sido afectado por la violencia ocasionada por el crimen organizado, y ahí iban a dialogar con autoridades educativas de la región.

Más tarde al bloqueo acudió el subsecretario de Asuntos Políticos de la Secretaría General de Gobierno, Martín Maldonado del Moral y la delegada del gobierno del estado, Norma Yolanda Armenta Domínguez.

Los maestros dialogaron con Yolanda Armenta y le expusieron que hay profesores que aunque vayan en carro particular han visto los hechos de violencia en la carretera, y que eso también implica ponerlos en riesgo.

Un profesor señaló que desde que empezó la violencia en la región él daba clases en una comunidad, sin embargo aunque las familias les dijeran a los maestros que con ellos no era el problema, respondían que el problema era en el camino y que es donde no hay seguridad.
Además expusieron que dejaron de dar servicio los tres sitios de transporte público Chilpancingo-Chilapa, las del Morelos, la Montaña y Águilas Doradas.

Abundaron que de Tixtla a Chilapa está dando servicio un sitio y que no quieren esperar a que también suspendan labores.

Norma Yolanda se deslindó de la suspensión del servicio de transporte público y les dijo que eso fue por decisión propia.

La propuesta de los funcionarios estatales fue que a las 12 del día el gobernador recibiría a los maestros en Chilpancingo, además de titulares de dependencias de seguridad y de transportes para tratar la demanda del transporte seguro.  Y a las 4 de la tarde los recibirían autoridades educativas para tratar la falta de maestros en las regiones, incluso por maestros que han sido víctimas de la violencia.

Los maestros acordaron formar la comisión para trasladarse a la capital a la mesa de diálogo y mediante un micrófono informaron la desición al resto de los maestros que bloquearon, ahí acordaron que no se retirarían hasta ver qué avances tenía el diálogo.

Los profesores se resistieron a trasladarse a la capital para sostener el diálogo, mientras que otro grupo de profesores pintaba una manta donde exponían su demanda principal, el transporte seguro.

Los maestros dijeron que no les competía sentarse a dialogar con autoridades de transportes y seguridad, que sólo exigían tener un transporte seguro y que se normalice el servicio para acudir a sus planteles educativos.

Minutos después de las 4 de la tarde al lugar llegó un representante se la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) y acordaron que la reunión de las 4 se pospondría para el jueves a mediodía, y después les informarían el lugar.

Asímismo los maestros acordaron no presentarse a sus escuelas hasta la reunión del jueves, pero se sumarían a las actividades del tercer año de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa como la marcha en la Ciudad de México este martes, además llevarían víveres para los damnificados y otro grupo de maestros se sumaría como brigadistas para apoyar también a los damnificados por los sismos.
Mientras que otro grupo de maestros seguirá recolectando víveres en el centro de Tixtla.

Los maestros acusaron que autoridades los están obligando a presentarse a sus escuelas a pesar de que no hay transporte público y hay inseguridad.

En un oficio, la dirección de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) respondió que no se aplicarán descuentos por faltas o retardos en las escuelas hasta que se normalice el servicio de transporte y se establezcan protocolos de seguridad.
La dirigente seccional en la Montaña baja, maestra María de los Ángeles Flores informó que maestros que laboran en la Montaña baja con sede en Chilapa se manifestaron en Tixtla y Chilapa para solicitar al secretario de Educación, José Luis González de la Vega una mesa de trabajo para dialogar sobre la falta de transporte público y la inseguridad.

Los maestros explicaron que muchos no pueden llegar a sus escuelas por la falta de transporte de Chilpancingo a Chilapa y que hay directivos, jefes de sector y supervisores que los están obligando a presentarse o de lo contrario los amenazan con descuentos a sus salarios.

Añadieron que de la ciudad de Chilapa hacia algunas comunidades tampoco hay transporte regular ni seguridad en los trayectos.
El dirigente de la CETEG, Dony Serna informó que en una mesa de trabajo se acordó suspender labores hasta que se regularice el transporte.
Agregó que los maestros apoyarán a normalistas y padres de Ayotzinapa para recolectar víveres y enviarlos a regiones del estado y estados vecinos damnificados.

Mediante un boletín con fecha 25 de septiembre y firmado por el titular de la Dirección General de la Unidad de Asuntos Jurídicos, José Abraham Godínez, se notificó a jefes de sector, supervisores, inspectores y directores de educación básica y media superior de la Montaña baja, alta y la región Centro que por instrucciones del secretario de Educación estatal, José Luis González, habrá una “fase de tolerancia” para no aplicar descuentos por faltas o retardos o recorridos de horario ante la falta de transporte y seguridad.

“Hasta en tanto se normalice la prestación del servicio de transporte y/o se establezcan los protocolos de seguridad correspondientes”.