Chilpancingo, Guerrero. El sábado, un oficial de la policía municipal acusado del asesinato de Jorge Arturo Vázquez Campos y Marco Eduardo Catalán Cabrera, residentes de Chilpancingo, que fueron arrestados en la Feria de Navidad y Año Nuevo, fue detenido.

El acusado es un oficial de la policía municipal de Chilpancingo que solicitó que sus datos personales se mantuvieran confidenciales.

Ayer, la audiencia pública inicial se celebró en la Ciudad Judicial, a la que asistieron el asesor jurídico de las familias de Vázquez Campos y Catalán Cabrera en representación de la Comisión Estatal de Atención a las Víctimas, representantes de la Procuraduría General de la República (FGE) y el agente del Ministerio Público que inició el proceso judicial y la defensa del imputado, que se realizó de forma pública; y familiares del acusado y de las víctimas.

La audiencia comenzó antes de las 7 p. m., pero a petición de la defensa se concedió un receso de 30 minutos para que el abogado pudiera revisar el expediente de la investigación. Después del tiempo permitido, la audiencia se reanudó y concluyó a las 8:10 pm.

Los hechos

En la audiencia, el fiscal leyó una descripción de los hechos ocurridos el 31 de diciembre, basada en los relatos de cuatro testigos.

En la madrugada del 31 de diciembre tuvo lugar una pelea en las instalaciones de la Feria de Navidad y Año Nuevo, donde fueron detenidos Vázquez Campos y Catalán Cabrera, junto con un tercero identificado como Milton. Los tres fueron trasladados en un coche patrulla a unas barandillas, y en el camino fueron custodiados por otro coche patrulla operado por el policía acusado.

Al llegar a las barandillas pidió que Milton no estuviera disponible, ya que era amigo suyo, mientras que Campos Vázquez y Catalán Cabrera fueron admitidos alrededor de las 8 de la mañana.

Milton salió de la instalación y le dijo al oficial que iría por dinero para pagar la multa de lVázquez Campos y Catalán Cabrera

El demandado recibió mil cinco pesos para pagar la multa otorgada a Campos Vázquez y Catalán Cabrera. Luego los escoltó fuera de los pasamanos, alrededor de las 9:20 a. m. cuando se fue, saludó al conductor de un auto blanco del Nissan Tsuru que llevaba tres pasajeros.

Según testimonios del copiloto, Milton descendió de la retaguardia, otro hombre que llevaba un largo cañón AR-15 cayó, y ambos con la ayuda de la policía obligaron a Vázquez Campos y Catalán Cabrera a subirse al coche “con un lujo de violencia”.

Luego los llevaron a Tixtla donde fueron asesinados el mismo día. Así lo confirman las características de sus cuerpos, que fueron encontrados el miércoles por la noche, embolsados, atados, con impactos de bala en la cabeza.

Sin embargo, la historia no nos dice exactamente dónde se produjo el asesinato, y también hay una brecha entre una acción y otra, que llevó al asesinato de Vázquez Campos y Catalán Cabrera.

Durante la lectura de los hechos, el acusado sacudía constantemente la cabeza. El juez que llevó a cabo la audiencia inicial preguntó si tenía alguna duda sobre lo que se había denunciado, y respondió que no conocía a la persona que pagó la multa (Milton) y que no la pagó, pero le dijeron que si tenía algo que decir al respecto, lo haría más tarde.

Tras consultar a su abogado, el acusado se reservó el derecho de declarar sobre los hechos y pidió que su situación jurídica se resolviera en un plazo de 144 horas, equivalente a seis días, mientras que su defensa recabó pruebas a su favor.

Por su parte, el Ministerio Público solicitó su prisión preventiva y el juez le concedió,”por la duración del proceso”, sin exceder de dos años.

No se dijo nada sobre los otros dos cómplices involucrados en el crimen, según testimonios.

Vázquez Campos era dueño de la tienda Baber Shop de Zapata, mientras que Catalán Cabrera trabaja como chef en Cuernavaca, Morelos.