Un funcionario estadounidense que vacacionaba en México fue asesinado a tiros en Guerrero, confirmó este lunes el portavoz de seguridad estatal.

El crimen de Doug Bradley, de 49 años y quien se desempeñaba como director de servicios administrativos de la ciudad de Imperial Beach, en California, ocurrió el pasado jueves en Zihuatanejo, un popular destino de playa en la costa norte de Guerrero.

El vocero de seguridad estatal, Roberto Álvarez, confirmó el asesinato de Bradley, aunque se excusó de dar detalles sobre las causas o la repatriación de sus restos, argumentando que este proceso está en manos de autoridades federales.

“El gobierno del estado hizo lo que le correspondía”. Roberto Álvarez, vocero de seguridad Guerrero.

El funcionario mexicano compartió un comunicado del municipio de Imperial Beach que precisa que Bradley, originario de Huntington Beach y quien era un “ávido surfista”, estaba en Zihuatanejo de vacaciones y fue asesinado un día antes de cumplir 50 años.

La causa del ataque habría sido un asalto. Las autoridades de Imperial Beach trabajaban en coordinación con la embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México para repatriar el cuerpo.
Por su parte, la fiscalía de Guerrero informó en un comunicado que la víctima ingresaba constantemente a México, según su registro migratorio.