La auto defensa de San Jerónimo el Grande, municipio de Ajuchitlán se reactivó la mañana e este miércoles luego de un rumor d eque delincuen­tes en una camioneta iban a robar niños cerca del jardín, a pesar de la presencia de la Policía Estatal, todo gracias a una irresponsable publicación de la usuaria de facebook identificada como Alicia Patiño.

Los hechos fueron reportados a las 9 de la mañana cuando circularon los rumores de la presencia de “robachicos,” que se trasladaban en una camioneta negra, con hombres armados y que circulaba cerca del jardín de niños.

Las versiones fueron diversas, desde que habían ingresado a la escuela y se habían llevado a algu­nos niños hasta el reporte de que solamente estaban con dulces lla­mando la atención de los niños para llevárselos.

Hubo una gran movilización de vecinos del pueblo de San Jerónimo el Grande en donde ya había presen­cia de la Policía del Estado participaban en resguardar la zona de pagos del programa Prospera.

Los agentes acudieron al lugar pero nadie confirmó los rumores, solamente que lo habían escuchado. La Policía Estatal incrementó la presencia en el pueblo de San Jerónimo desde las 9:30 de la maña­na, hicieron recorridos y platicaron con la gente en busca de alguien que confirmara la presencia de ese vehículo y de los delincuentes pero nadie informó al respecto.

Sin embargo esto motivó a que nuevamente el pueblo de San Jerónimo se levantara en armas y los civiles armados se instalaron en las entradas de la localidad, vigilando desde puntos estratégicos.

En algunos cerros también se colocaron para observar la entrada y salida de los vehículos.

San Jerónimo pertenece a Ajuchitlán pero se ubicadel lado contrario del tío Balsas en rela­ción con su cabecera municipal, y está mas cerca y más accesible a Tlapebuala desde donde hay carrete­ra y son unos 3 kilómetros.

En noviembre de 2016 un grupo del líder criminal Raybel Jacobo de Almonte, “El Tequilero”, ingresó al pueblo y secuestró a 10 personas que fueron liberadas semanas después de que se pagó el dinero de su rescate.

Desde ese momento la gente del pueblo se levantó en armas y formo una auto defensa debido a la recurrente omisión y desinteres del gobernador Héctor Astudillo Flores por brindar protección a esa comunidad, no fue hasta que medios nacionales e internacionales difundieron la grave crisis de inseguridad que se vivía en San Jeronimo y hasta ese momento fue donde ante el escarnio publico el gobernador se tuvo que ver obligado a actuar.

Esa auto defensa estuvo activa hasta mayo de 2017, cuando cinco de sus integrantes fueron detenidos y reprimidos por la Policía Estatal en una opera­ción en San Miguel Totolapan para tomar el control de la localidad.

Los acusaron de intentar posesionarse de un helicóptero pero se confirmó que habían llegado por un camino que coincidía con la zona donde descen­dió el vehículo y fueron liberados.

Aquí el fiscal Javier Olea Pelaez dijo, “vamos a darle pa’ bajo al tequilero”, como parte de la promesa de tranquilidad que vendría mediante una operación coordinada con agentes de Michoacan en noviembre de 2016.

Un mes después, en su segunda visita el fiscal recibió reclamos, de la gente ante la falta de resultados.

El rumor de “roba chicos” comenzó la primera quincena de enero, en un reporte oficial de la Dirección de Tránsito de Arcelia, que decía que afuera de la Expo hubo reportes de personas con dulces atrayendo niños con intenciones de llevárselos pero no fueron halla­dos ni hubo robos o denuncias.

Este miércoles en redes sociales de Arcelia difundió la foto de una pareja a la que llama­ron “presuntos roba chicos”, sin que se dijera la forma en la que dieron con esas identidades, y tampoco estaban detenidos.

En Tanganhuato, Pungarabato, un hombre fue detenido por la Policía Municipal el pasado fin de Semana como “presunto roba chicos”, pero resultó ser un conflicto familiar y el hombre era el padre del niño que se llevaba. (Israel Flores / Ciudad Altamirano).