Si siempre le das huesos de carnaza a tu perrito, tienes que leer esto. ¡Cuidado! Estos podrían poner en riesgo la vida de tu “peludo”…

Así lo ha alertado la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), de Estados Unidos, luego de conocer los casos de 68 perros que tras comer este tipo de huesos presentaron obstrucción intestinal, vómito, diarrea, asfixia, heridas en las amígdalas y lengua, sangrado ano rectal y, en los casos más severos, la muerte.

¿La causa? Los también llamados “bone treats” son procesados industrialmente y contienen colorantes, saborizantes y conservadores que pueden ser tóxicos.

A través de un comunicado, la FDA hizo un llamado para que las personas eviten darle huesos de carnaza a sus mascotas, a fin de prevenir efectos que atenten contra su bienestar.

Ya lo sabes, la próxima vez que quieras consentir a tu perro, mejor llévalo a dar un buen paseo. ¡Protégelo!